Todas las voces y músicas de la Patria Grande

Todas las voces y músicas de la Patria Grande

lunes, 21 de agosto de 2017

"Llamé a Santiago y alguien me atendió durante 22 segundos"

20 de agosto de 2017-Revista Cítrica

Así lo declaró un testigo fundamental. Ocurrió 24 horas después de la desaparición de Maldonado. Estaba "bajo el régimen de testigo protegido", pero Patricia Bullrich lo nombró en su exposición ante el Senado. Ariel Garzi salió a contar su verdad.
La tierra mapuche se ha convertido en una herida, que se abre todos los días, mucho más desde la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Sabíamos que alguien sabía algo más. Sabíamos que ese alguien había entregado un dato crucial: una llamada a Santiago, ya desaparecido, que alguna persona atendió, y que duró 22 segundos. Sabíamos que podía ser rastreable, para saber a dónde estaba ese celular, horas después de la represión en la Pu Lof Cushamen. Sabíamos de la existencia de este testigo esencial, que se encontraba -según afirmaciones del propio damnificado- bajo el "régimen de identidad reservada, por decisión del juez federal Guido Otranto".

El miércoles 16 de agosto, el mismo día en que Otranto y centenares de uniformados realizaban un rastrillaje monumental en la Pu Lof mapuche, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, en una exposición llevada a cabo ante la Comisión de Seguridad del Senado Nacional -retransmitida por todos los canales de noticias a nivel nacional- dijo públicamente el nombre, el apellido, nombre completo de los padres, y la dirección de la casa del testigo -en teoría- "puesto a resguardo" por el Estado Nacional.
Sabíamos de la existencia de Ariel. Sabíamos que Ariel es amigo del Brujo. Sabíamos que estaba oculto, por miedo a represalias por parte de las fuerzas de seguridad o parapoliciales. Ahora ya no. Ahora no tiene sentido. Ahora, la responsable de la seguridad nacional de todos los argentinos y residentes, lo desprotegió, lo expuso, lo dejó sin defensas. Ahora Ariel pide que lo nombren, que digan que su apellido es Garzi, que muestren su imagen. Quiere visibilizarse para no ser invisibilizado. Quiere contar su verdad.
-¿Cómo te enterás lo que pasó con Santiago?
-Me enteré por radio FM Alas. Estábamos al tanto de la situación en Bariloche, de las manifestaciones que se estaban haciendo, de los nueve detenidos. Estaban informando que los peñi de la Comunidad estaban haciendo un corte parcial en la ruta, fuera de la Pu Lof Cushamen. Estaban panfleteando, dando a conocer la situación de los nueve detenidos y del lonko Facundo Jones Huala. Después de una manifestación en Esquel, el juez Guido Otranto mandó la orden de liberar el corte de ruta. Y ahí es donde entra Gendarmería, sin ninguna autorización legal, a reprimir. Directamente. Yo siempre estuve al tanto, por la radio, por la información que me llegaba de conocidos. No pude acercarme a apoyar por cuestiones legales (N de la R: Ariel explicará más adelante sobre este impedimento). Después del allanamiento estábamos al tanto sobre que había un desaparecido. Que se habían llevado a uno. Cosa que no me preocupó porque, cuando yo caí detenido el 10 de enero, también tardaron dos o tres días en ubicar el lugar en donde me tenían. Al día siguiente me mandan una foto, por whatsapp con la cara del muchacho que se habían llevado, y ahí me di cuenta que era Santiago Maldonado. El Brujo. En ese mismo momento, a lo primero que atiné fue agarrar mi teléfono y llamar. Fue a las 15:23. Llamé a Santiago y alguien me atendió durante 22 segundos, sin emitir ninguna palabra. Se escuchaba una habitación vacía, con ecos, pasos. Y lo primero que se me vino a la mente fue el ruido de botas, caminando. En ningún momento me hablaron. Yo lo llamaba a Santiago, a los gritos. La llamada dura 22 segundos, y me cortan. Al minuto siguiente volví a llamar, y ya me daba como que el teléfono estaba apagado.
-¿Y a partir de ahí que hiciste?
-Seguí llamando. Al día siguiente también. Y siempre me dio apagado. Esto fue un día después del operativo, pasadas las 24 horas. Y esta fue la prueba que presenté en el juzgado federal de Esquel, ante el juez Guido Otranto. Mostré la llamada, y la captura de pantalla.
-¿Y cuando presentaste esto que pasó?
-El juez Otranto, ese lunes, ante la primera audiencia, me dio su palabra de que iba a quedar como testigo resguardado, que no iba a dar a conocer mi identidad, por una cuestión de seguridad. Ante lo cual -evidentemente- "palabra" no tiene. Porque a los dos días, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, me dejó al descubierto, fue casi como una "cadena nacional", en una conferencia que hizo en el Senado, dando a conocer mi nombre completo, el de mis padres, y mi domicilio antiguo en Neuquén. Y a partir de eso quedé expuesto nacionalmente. En el canal TN me nombraron. Me avisó mi vieja de esto. Dijeron que "Ariel Garzi había presentado la prueba de un buzo", que se lo di en la mano al juez Otranto. Porque él (Otranto) me había pedido una prenda de Santiago Maldonado para hacer el rastrillaje. Y yo estoy 100% seguro que ese buzo era de él (Santiago). Y ayer, en TN, dijeron que "Ariel Garzi había presentado una prenda de Santiago Maldonado", lo cual era incorrecto decirlo. Porque rompieron con el secreto de sumario. Mis abogados se están encargando de los papeles legales, como para responder. Porque me dejaron totalmente expuesto.
-¿Lo conocías a Santiago?
-Sí, al Brujito lo conocía. Él siempre andaba paseando por la feria. Después de conocerlo, conocí amigos en común. No nos juntábamos mucho, a veces charlábamos, compartíamos los mismos ideales, la misma lucha. Él estaba al tanto de la situación que yo viví el 10 de enero, entonces, cada vez que nos veíamos, hablábamos de eso, y de política. También nos cagábamos de risa, tomando unas cervezas.
-¿Qué pasó el 10 de enero?
-Estaba en mi casa, y escucho por radio Alas que Gendarmería iba a ingresar a reprimir, porque querían liberar las vías de La Trochita (el Viejo Expreso Patagónico); en la cual -supuestamente- los peñi habían puesto obstáculos, manifestando en protesta. Esos obstáculos -de los que hablaban- eran dos tablones de vía (durmientes) y un álamo volteado, que tranquilamente pudo haberse caído de forma natural. El juez Otranto mandó la orden de liberar las vías, y allí -inmediatamente- me acerco a la Comunidad. Pasé una noche entera en la guardia -porque como no soy mapuche, no puedo ingresar a la ruca (a las casas) y me quedé allí, cuidando- y al día siguiente, a las 7 y media de la mañana, vemos que -del lado de El Maitén- venían tres colectivos de larga distancia, de Gendarmería, montones de camionetas, de GEOF,  de civil, otras de la policía de Chubut, camiones de caballos, y hasta un camión hidrante. Se repliegan en la entrada de la Pu Lof con una cantidad aproximada de 250 gendarmes. Nosotros éramos seis. Entregan la orden del ingreso, para liberar las vías de La Trochita. El que estaba a cargo de la Comunidad les niega el ingreso. Automáticamente, el jefe del operativo se retira, e ingresa Gendarmería, disparando balas de goma y de plomo. Eran aproximadamente 250, este número está en la causa, y -te repito- nosotros éramos seis. Mucho no pudimos resistir. Yo fui el primero al que redujeron, a unos 100 metros de la guardia, con un impacto de bala de goma en la cabeza. Me voltearon. Y del resto, lograron escapar algunos, y agarraron a tres.
-¿Estuviste detenido?
-Sí, en el penal 14 de Esquel, durante una semana. En el mismo penal en el que ahora se encuentra Facundo Jones Huala.
-¿Cómo te trataron?
-Adentro no nos pegaron, ni nada. Sólo el verdugueo verbal de los gendarmes, al saber que nosotros éramos seis o siete, y terminaron siete gendarmes gravemente heridos por impactos de piedras. Así que, el "bolazo" y el verdugueo fue importante. Y ahora me quedó una causa por "atentado a la autoridad". También me dejaron rotulado como "terrorista", "miembro del RAM", lo cual es totalmente incorrecto. Es imposible que sea miembro del RAM, porque no soy mapuche. Solamente fui a apoyar, de la misma forma en que se acercó Santiago Maldonado el 1 de agosto.
-¿Después hubo más episodios?
-Sí. A raíz de lo del 10 de enero, recibí bastante hostigamiento por parte de la policía de El Bolsón. Me pararon en la calle, me pegaron, me subieron a los patrulleros, me gatillaron con un revolver 38 vacío, queriéndome sacar información sobre la Comunidad. Información que yo no tengo. Y si la tuviese, tampoco se las daría. Entiendo que este accionar lo están usando contra todos los que quieren ir en contra del sistema que nos quieren imponer. Es decir, a cualquiera que se ubica en contra de ellos, le responden de esta manera.
-¿Cómo estás viviendo estas últimas horas, a partir de tu exposición forzada?
-Desde que pasó lo de Santiago, traté de mantenerme lo más oculto que pude. Por una cuestión de seguridad. Hasta que hace tres días, Bullrich me dejó al descubierto. Y mis abogados me dijeron que la mejor manera de mantenerme seguro es que me exponga, que haga conocer mi cara, y que diga todo lo que sé. Que no es mucho. Pero esta prueba de la llamada, evidentemente, los tiene bastante inquietos. Por eso se están manejando de la manera en que se manejan.
-Lo de la llamada no trascendió tanto.
-No, lo ocultaron, y siguen tratando de ocultarlo. Dicen que es mentira, o que yo -cuando testifiqué- dije mal el nombre de Santiago. Bullrich dijo que yo dije "Sebastián Maldonado". Cosa que me parece totalmente ilógica. ¿Cómo no voy a saber el nombre de mi amigo, por el cual estoy haciendo esto?
-¿También te dijeron algo del teléfono?
-Sí. El número que yo tenía (de Santiago) en ese momento, tenía característica chilena. A la semana que yo declaré, me dijeron que ya tenían el resultado del rastrillaje, de la triangulación. Porque lo que estamos queriendo saber es desde dónde me atendieron la llamada que hice, para tener una noción de dónde estaba Santiago, dónde lo tenían, y con quién estaba. Y lo que me dijo el defensor público, (Fernando) Machado, hace dos días, es que hay que pedirle al Estado chileno -al ser un teléfono de característica chilena- una orden que habilite a la empresa (de telecomunicaciones) chilena, para que puedan hacer el rastrillaje, la triangulación y dar las coordenadas. Me dijo que eso iba a demorar entre dos y tres semanas. Cuando ya estamos a 20 días de la desaparición de Santiago.
-Y sin embargo, cuando lo capturaron a Facundo Jones Huala...

-Sí... no tardaron nada. ¡En seguida lo querían llevar para Chile! Por eso, entonces, es que pienso que lo están ocultando.

CNN mostró que una persona puede votar 400 veces en una máquina de voto electrónico


Un informe de la cadena norteamericana mostró vulnerabilidades del sistema de voto electrónico que va a usar Estados Unidos en su próxima elección. "Probablemente podría emitir unos 400 votos en menos de un par de minutos", aseguró el analista en seguridad de Symantec, Brian Varner, que se manifestó a favor de volver a la boleta de papel. Mirá el video.

La cadena CNN emitió en los últimos días un informe sobre las vulnerabilidades que pueden afectar a algunas de las máquinas uitlizadas en las elecciones en ese país, sumando elementos a una polémica que ya lleva varias semanas en el marco de la contienda entre Hillary Clinton y Donald Trump.
En el informe puede verse a un analista en seguridad de la firma Symantec Brian Varner, demostrar que es posible vulnerar la seguridad de una máquina de las que se utilizan en algunos distritos en la votación nacional estadounidense. .

Verner utiliza un pequeño dispositivo que le permite lograr que con la tarjeta utilizada para votar pueda emitir su voto en varias ocasiones.
“Probablemente podría emitir unos 400 votos yo mismo en menos de un par de minutos y notaría lo ocurrido”, explicó Varner, en el informe emitido.


El experto señaló además que existen más vulnerabilidades informáticas en la forma en que se transmiten esos datos desde la máquina hasta un servidor. Y ante una consulta puntual, se pronunció a favor de la utilización del voto en boletas de papel.

domingo, 20 de agosto de 2017

Cierre de comercios como reflejo de la reducción del consumo

En la peatonal Junín, se pueden ver negocios que anuncian liquidación total. Desde el sector afirman que la disminución de las compras, sumado al importe que implican las tasas e impuestos, no dan abasto.

El consumo sigue en caída y por eso son cada vez más los comercios que deciden cerrar sus locales. En la peatonal Junín se pueden ver numerosos negocios que en sus vidrieras exhiben leyendas de liquidaciones totales por cierre.

De acuerdo con lo que pudo saber EL LIBERTADOR, a los comerciantes se les hace muy difícil mantener un local considerando los valores inflacionarios que afectan a todos los bolsillos y como consecuencia genera que la gente sólo gaste lo necesario.

Por otro lado, en muchos casos revelan que las cargas impositivas sumado al precio del alquiler se hace pesado, sobre todo si durante el mes hubo poco movimiento.

Este es el caso de tiendas tradicionales como la conocida zapatería Atidel, que bajó las persianas hace poco tiempo y a ese suma una lista de otros ejemplos.

Desde el sector explicaron que los comerciantes no tuvieron un buen año de ventas por los que muchos debieron dejar el rubro o mudarse a lugares más pequeños para poder paliar la situación.
"A los empresarios les está costando mucho sostenerse", a lo que agregan que en el último tiempo, ni las fechas claves como Día del Padre son un aliciente.

TEMPORADA

Por otro lado, este año los comerciantes tuvieron una contra muy fuerte que es el aspecto climático: muchos locales se equiparon con productos de invierno como camperas, sacos, botas, entre otros artículos que prácticamente no se vendieron por el atípico clima primaveral en pleno invierno que tuvo la ciudad.

Además explicaron que frente a la realidad de menos clientes, se debió enfrentar a incrementos de las tasas y los impuestos.


De esa manera sostuvo que durante todo el año se hizo un esfuerzo muy grande para evitar despidos y mantener la fuente laboral de los trabajadores.

Fuente El Libertador

Candidatos a diputados y senadores, definidos

La grilla para las cámaras de la Legislatura provincial llevó arduas negociaciones. Es que la importante cantidad de fuerzas que acompañarán a Camau Espínola el próximo 8 de octubre demandó diálogos coincidentes en la búsqueda de consenso. Tras varias horas y reuniones, el candidato a Gobernador justicialista amalgamó una nómina que promete acarrear una importante cantidad de votos.
El Partido Justicialista y sus aliados definieron anoche las listas para la Cámara de Senadores y la de Diputados. Como principal fuerza del frente Corrientes Podemos Más, el peronismo ocupó los principales escaños, dejando a la vez lugares salibles para los socios.
De esta manera, la lista para la Cámara alta provincial tendrá como primer candidato a Víctor Giraud, intendente de Santo Tomé y uno de los referentes territoriales del justicialismo. En segundo término estará Carolina Martínez Llano, quien retendrá su banca, puesto que este año finaliza su mandato.
Luego aparecen los aliados, con Ángel Rodríguez, líder de la fuerza provincial Crecer con Todos, que también supo competir en las Primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias del pasado domingo 13. En cuarto lugar se ubica Norberto Parodi, principal exponente de Forja y Diputado provincial que finaliza mandato. Y para el quinto puesto estará Sonia López, la dirigente comunista que comanda Convocatoria Popular.
En cuanto a la Cámara de Diputados, los que buscarán una banca en lugares "salibles" -se renuevan 15- son peronistas y aliados. En los primeros dos lugares se ubicaron los peronistas, José Mórtola y Marcos Bassi. El primero de ellos es un referente bellavistense que va por la renovación de su poltrona. Mientras que en el segundo lugar irá el joven funcionario del Municipio goyano, hijo del líder del Partido Justicialista, Gerardo Bassi. Luego se ubica la pata liberal en la alianza opositora, con la representación de Any Pereyra, seguida por, Diego Pellegrino, un representante del partido de Nito Artaza, Capo. En el quinto escaño reaparece el PJ, con el apoderado del partido y funcionario municipal capitalino, Félix Pacayut. En el sexto puesto se coloca Soledad Mancedo, dirigente del Peronismo Federal. El Partido Autonomista, bajo la figura de Raúl Alfonzo se instala en el séptimo puesto, dando sitio a la octava banca para otro exponente de Capo, Graciela Borda.
¡Apareció una sexta lista!
Cerca de la medianoche dio la sorpresa la sexta lista para diputados que acompañará al tándem de Corrientes Podemos Más.
Esta aparición sorprendió a propios y extraños. Además, otorgó un detalle más que llamativo. Es que quien la encabeza es Mario Colombi. O sea, un Colombi apoyará a Camau el 8 de octubre.
 Senadores
1. Víctor Giraud (PJ)
2. Carolina Martínez Llano (PJ)
3. Ángel Rodríguez (Crecer Con Todos)
4. Norberto Parodi (Forja)
 Diputados
1. José Mórtola (PJ)
2. Marcos Bassi (PJ)
3. Any Pereyra (PL)
4. Diego Pellegrino (Capo)
5. Félix Pacayut (PJ)
6. Soledad Mancedo (Peronismo Federal)
7. Raúl Alfonzo (PA)
8. Graciela Borda (Capo)

9.  Alba Centurión

sábado, 19 de agosto de 2017

Atentado en Barcelona: las víctimas son de 35 nacionalidades

Entre los 14 muertos, la mayoría son extranjeros, detallaron fuentes de la investigación
a barbarie extremista que golpeó ayer la norteña región española de Cataluña se llevó la vida de 14 personas, la mayoría extranjeros, y dejó 126 heridos de 34 nacionalidades, entre ellos dos argentinos, según el último balance de las víctimas de los dos atentados perpetrados ayer en Barcelona y Cambrils.
Vidas de diversos orígenes que quedaron truncadas en un escenario que en sí mismo es un fiel reflejo de la diversidad de Cataluña, del cosmopolitismo de Barcelona, y de uno de los lugares más visitados del mundo.

En el interior del Hospital del Mar, frente a la playa de la Barceloneta, la desesperación y la tristeza igualaba a todos.
Silencio, recogimiento, abrazos entre amigos y apoyo constante de decenas de voluntarios de la Cruz Roja, que estaban allí para brindar una mano a estas personas que se encontraban en Barcelona de vacaciones o simplemente paseando y se vieron envueltas en el brutal atentado ocurrido en Las Ramblas, el corazón turístico de la ciudad.

El español Francisco López, natural de Lanteira (Granada) de 65 años, y su sobrino nieto, un niño de tres años, ambos residentes en la localidad catalana de Rubí son dos de las víctimas mortales.

viernes, 18 de agosto de 2017

EEUU viene por Evo Morales, Brennan lanza una medida activa contra Bolivia

Por Hugo Moldiz Mercado, CUBA DEBATE.- 

El Encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos, Peter Brennan, -un experto en temas de subversión ideológica-, se ha encargado de “avisarle” al presidente Evo Morales que “Ojalá Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela”. La respuesta del líder indígena no se dejó esperar: “Bolivia ni Venezuela son patio trasero de nadie”.

Ha pasado algo más de tres años para que el encargado de Negocios de los Estados Unidos, Peter Brennan, terminara de confirmar, este 10 de agosto, el carácter de la misión política, encubierta y desestabilizadora, que se le ha encomendado para Bolivia desde el Departamento de Estado, las agencias y los servicios secretos estadounidenses.

En circunstancias aparentemente no extraordinarias, el hombre que está al frente de la embajada de EEUU desde junio de 2014, aprovechó una actividad pública para hablar con la prensa y lanzar, de manera natural, un mensaje injerencista de múltiples propósitos. “Ojalá Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela”, fueron las palabras del diplomático estadounidense.

Organizada o no la pregunta de la prensa, Brennan, quien es un experto en subversión ideológica, en su contacto con los periodistas giró entorno a tres aspectos puntuales: la crisis de Venezuela, la posición de respaldo de líderes de izquierda al gobierno y lo que podría pasarle a Bolivia si opta por el mismo camino.

Las declaraciones del responsable de la embajada de EEUU en Bolivia podrían interpretarse como una provocación y un globo de ensayo que forma parte de la estrategia que Washington está desarrollando para desgastar al proceso de cambio y evitar que el presidente Evo Morales se presente en las elecciones generales de diciembre de 2019. En todo caso, no se trata de palabras improvisadas ni mucho menos lanzadas al azar sin esperar efectos políticos dentro y fuera de Bolivia.

¿Cuáles son los objetivos que persigue Brennan?

En primer lugar, incidir aún mas en las voces políticas, mediáticas y de sectores de la sociedad civil –todas de oposición-, que critican las diversas manifestaciones de apoyo y solidaridad del presidente Evo Morales con la revolución bolivariana, el gobierno de Nicolás Maduro y la Asamblea Nacional Constituyente.

Las palabras de Brennan son coherentes. La estrategia imperial contempla aislar a Venezuela de la mayor parte de la comunidad internacional, un objetivo que no ha logrado en meses a pesar de contar con la complicidad del incansable secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien no pudo reunir un total de dos tercios de votos de los estados miembros del organismo regional para activar la Carta Democrática Interamericana. En Cancún, México, alcanzó a 20 y en el encuentro de Lima, convocado por el presidente peruano, Pablo Kuczynski –similar a Sánchez de Lozada en su fisonomía, la manera de hablar y su forma de pensar-, se aprobó una declaración con 17 países.

Contra Venezuela se ha lanzado una estrategia de injerencia de amplio espectro que contempla elementos y medidas políticas, económicas, militares y mediáticas que tiene por objetivo la destrucción de la revolución Bolivariana a partir de una implosión interna y, si fuera necesario, una intervención militar por “razones humanitarias” como ha advertido el viernes pasado Trump.

En segundo lugar, utilizar la pésima imagen que el aparato mediático ha logrado instalar en el imaginario colectivo de sectores sociales permeables a la estrategia estadounidense para disuadir al gobierno de Evo Morales de no seguir respaldando a Maduro. Se juega con los sentimientos de la gente –el miedo, la indignación y el odio, propias de la denominada guerra de cuarta generación-, para fortalecer certezas en la gente alineada política y culturalmente en contra de los procesos de cambio y construir dudas en algunos sectores que forman parte, en la base social y en niveles de dirección, de estas experiencias revolucionarias elevadas a la categoría de Estado. Es decir, se busca sembrar dudas en alguna gente cercana a Morales.

Por eso, el que “ojalá Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela” no puede tomarse como una imprecisa reflexión política. No cuando viene de la boca de Brennan. En realidad apuntala el discurso de políticos, analistas y comentaristas que buscan sembrar temor en la gente sobre un hipotético “futuro negro” de la economía boliviana, la cual, para sorpresa no admitida de la oposición, es la que mejor comportamiento experimenta en la región sudamericana y que cuenta con una estructura productiva diversa que disminuiría los efectos de cualquier guerra económica.

En tercer lugar, es una señal de advertencia a Evo Morales y a los movimientos sociales si persisten en la línea del último congreso del MAS, en diciembre de 2016, cuando se aprobó cuatro caminos para garantizar la continuidad del proceso de cambio con la dirección del líder indígena campesino hacia el 2025. Es decir, Morales candidato en diciembre de 2019.

La advertencia al gobierno del presidente Morales fue suave pero no por ello menos profunda. Hay que leer textualmente lo que dijo ante la pregunta de si Bolivia no estaría recorriendo el mismo camino de Venezuela al desconocer los resultados del 21 de febrero de 2016, cuando el NO se impuso por cerca de un punto en el referéndum convocado para marchar hacia la reforma constitucional que posibilitara la participación del binomio Evo-Álvaro en las elecciones generales de 2019. “No voy a opinar o especular sobre la situación de Bolivia, sobre la situación política interna que es algo para los bolivianos para resolver; pero ojalá que Bolivia nunca llegue al punto en que está Venezuela en este momento porque es deplorable y muy lamentable”.

¿Un exabrupto o una línea de acción?

Para responder a la pregunta es mejor referirse a la lógica con la que Estados Unidos viene actuando contra el proceso de cambio desde enero de 2006, cuando Evo Morales se alzó con una contundente victoria en diciembre de 2005 al obtener el 54% de la votación.

La estrategia estadounidense para derrocar a Morales se activó desde el principio. Estados Unidos envió al país en 2006 a un embajador experto en la organización de batallas de confrontación abierta: Philip Golberg, quien adquirió fama por su papel en la división de la ex socialista república de Yugoslavia. De hecho, el diplomático apostó por la salida violenta del líder indígena en 2008, cuando la oposición no democrática optó por acciones de hecho como la toma de instituciones públicas, el cerco a la Asamblea Constituyente, el acoso físico de autoridades y dirigentes del proceso de cambio y el magnicidio de Morales. La revolución se plantó, la DEA fue expulsada en junio de 2008 por hacer espionaje político y Golberg en septiembre corrió la misma suerte por intervenir en asuntos internos (reuniones sistemáticas con la oposición no democrática en Santa Cruz).

Después de Golberg, la conducción de embajada de Estados Unidos fue asumida en su condición de Encargado de Negocios por Larry Memmott, quien a pesar de priorizar la línea política tuvo que cargar varias veces con las huellas dejadas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en operaciones realizadas contra el gobierno de Morales. Al diplomático tampoco le fue bien y junto a su segundo hombre, Mitchel Ferguson, tuvo no más de diez días para abandonar el país. No fue Evo quien lo expulsó, sino el Departamento de Estado que se lo llevó sorpresivamente.

Entre Memmott y Peter Brennan hubo pocos meses de transición a cargo de otro Encargado de Negocios, Aruna Amirthanayagam, cuya tarea única y fundamental fue “limpiar” la casa dejada por el primero, para garantizar una actuación predominante de las agencias para la subversión y la inteligencia a cargo del segundo. Fue necesario apenas dos meses para cumplir esa tarea.

Para muestra, basta tres casos

En la gestión Brennan al mando de la embajada de los Estados Unidos, hay tres acciones abiertas y encubiertas contra el proceso de cambio y el presidente Morales.

La primera, la participación de Brennan en el caso Zapata. Ahí está en encuentro del Encargado de Negocios con Carlos Valverde (el que lanzó la denuncia) en el Hotel Los Tajibos, actualmente de propiedad del empresario Samuel Doria Medina, poco antes de que esa “bomba” fabricada y mediática fuera lanzada en plena campaña por la modificación de la Constitución Política del Estado. Pero también está la llegada de técnicos en informática para apoyar la misma operación.

Segunda, al festejar el día de la independencia de su país, en julio pasado, Brennan sostuvo en la ceremonia, donde curiosamente no estaba ninguno de los jefes de la oposición, lo siguiente: “la libertad; la libertad de prensa y expresión; un poder judicial independiente, no partidista y seleccionado mediante un proceso justo y transparente; ser libres de sufrir persecuciones; la protección de las minorías; y el carácter inaceptable del encarcelamiento, la represión o el hostigamiento de los opositores políticos y de aquellos que no se ajustan a la línea de un partido (…) son ideales, principios, intereses comunes y valores universales en los que nosotros en los Estados Unidos creemos firmemente y que, estoy seguro, también compartimos con la gran mayoría de los bolivianos”.

Tercera, una acción permanente y típica de subversión encubierta en algo que a simple vista no desvela nada: la llamada “diplomacia de pueblo a pueblos” como dijo en su discurso. Con este método se ha llegado a comunidades de la provincia Omasuyos, particularmente Achacachi, y de Los Yungas de La Paz, donde “extrañamente” han brotado voces contra las políticas públicas del gobierno.

Pero la injerencia de Brennan se encontró, cuando no, con la posición firme de Evo Morales, quien dijo a través de su twitter: “EEUU nos amenaza y olvida que hemos expulsado a su embajador por injerencias parecidas. Bolivia ni Venezuela son patio trasero de nadie”.

Brennan –ideal sustituto de Memmott por su perfil- llegó a La Paz en la etapa previa a la recta final de la campaña electoral de diciembre de 2014, cuando Washington esperaba que la oposición conformara un solo frente para enfrentar las aspiraciones reeleccionistas de Morales, quien pasará a la historia por liderar la revolución más profunda de Bolivia y por haber recibido el caudal de votos que la democracia del país no registra antecedentes (el 54% en las elecciones de 2005, el 64% en las elecciones de 2009 y 62% en las últimas).

Brennan, por su experiencia le venía al pelo a los estrategas de Estados Unidos, pues contaba con el conocimiento y la práctica suficiente para llevar adelante la estrategia del “golpe suave”, la nueva modalidad de desestabilización que Washington lleva adelante. Venezuela es la mejor prueba.

El designado como Encargado de Negocios desde julio de 2014 ha desempeñado como segundo al mando en Costa Rica y Nicaragua un papel duro en la injerencia de Estados Unidos, según da cuenta los cables revelados por Wikileaks y otras noticias procedentes de ambos países. En 2007 Brennan presionó al gobierno costarricense de Oscar Arias para que policías de ese país (ante la falta de Fuerzas Armadas) se entrenaran “discretamente” en la academia del Comando Sur.

Durante el gobierno de Enrique Bolaños en Nicaragua, Brennan también jugó un papel de abierta injerencia. En marzo de 2003, el diplomático estadounidense le informó al Jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua, General Julio César Avilés, que quedaba suspendida la ayuda militar anual a ese país –estimada en 2.3 millones de dólares- hasta tanto no se destruyeran todos los misiles y la capacidad de defensa militar que el gobierno sandinista montó en casi una década de revolución.

La experiencia de Brennan, al igual que Brown, en lo que USAID y la NED denominan “iniciativas democráticas”, se volcó también en múltiples acciones subversivas contra Cuba: el 13 de enero de 2011, junto a tres altos funcionarios del Departamento de Estado, el diplomático que está en Bolivia aprovechó una visita a La Habana para tratar temas migratorios para reunirse clandestinamente con un grupo de disidentes cubanos cuyas acciones de subversión son organizadas y financiadas por el gobierno de EEUU, según se ha encargado de probar frecuentemente el gobierno socialista.

El diplomático estadounidense, que era uno de los responsables de garantizar estabilidad política para los militares de su país en Pakistán y de promover el viaje de jóvenes de ese país a los EEUU para abordar temas alrededor de “iniciativas democráticas”, fue bastante activo desde su condición de “Jefe de la Oficina de Asuntos Cubanos” en Washington pues impulsó una serie de acciones para lograr la libertad de Alan Gross, un agente contratado por USAID para instalar una red ilegal de telecomunicaciones en Cuba.

Con Brennan a cargo de la “oficina Cuba” las acciones estadounidenses contra el gobierno socialista se incrementaron. No sería nada raro que el hace poco descubierto programa “Zunzuneo” –un programa de “Twitter cubano” para conectar a la disidencia-, haya tenido sus orígenes en la gestión del que será encargado de Negocios de EEUU en Bolivia a partir de julio.

Las Pensiones por Discapacidad que nunca se Restituyeron A dos meses del escándalo siguen los obstáculos para recuperar el beneficio,

Para David Jara, el invierno es un padecimiento extra. "Vivimos en una casilla –cuenta– a la que le entran el agua y el frío. La madera está llena de humedad, que le hace mal a mi mujer porque es asmática. No puedo hacer ningún arreglo. Si ni siquiera llegamos a fin de mes".

David tiene 26 años y una discapacidad del 76% a raíz de un retraso madurativo. Hace seis meses dejó de cobrar los 4400 pesos de una pensión no contributiva que le permitía, entre otros alivios, comprar remedios, comida y pagar la cada vez más abultada tarifa de luz. A David nadie le explicó por qué el Estado dejó de depositar dinero en su cuenta. Supo hace dos meses, cuando estalló el escándalo de la quita de unas 70 mil pensiones por discapacidad bajo el argumento de un supuesto cruce de datos elaborado por el Ministerio de Desarrollo Social –que se sumaban a la baja de otras 11 mil destinadas a madres con más de siete hijos–, que él no era el único perjudicado. También se enteró, días después, de que el gobierno había dado marcha atrás con la medida al escuchar de boca de la propia ministra Carolina Stanley la promesa de restablecer –de manera urgente– las pensiones suspendidas.

Pero David sigue esperando. Desde su casilla en Villa Amelia, Merlo, dice que si no fuera por la ayuda de la madre, las cosas irían peor. "Mi mamá es jubilada, así que me ayuda con lo que puede, me compra un poco de comida, o me carga la SUBE para que me pueda mover, pero la verdad es que vivimos ajustadísimos. A veces tengo que pedir fiado en el almacén para poder seguir comiendo", explica.

En el último año y medio, la cartera que conduce Stanley suspendió y eliminó unas 173 mil pensiones por invalidez –en 2016 ya se habían dado de baja alrededor de 90 mil– mediante el uso de un decreto de la época menemista que implica un endurecimiento en las condiciones de acceso a ese derecho. Las pensiones dejaron de pagarse a estos beneficiarios de un día para el otro, alegando como argumentos que tenían un porcentaje de invalidez inferior al 76%, que habían conseguido algún empleo –aunque fuese temporal– o contaban con un mínimo ingreso o capital en el hogar, como podría ser un auto usado. En ningún caso hubo un aviso previo o la posibilidad de demostrar lo contrario.

De acuerdo con las fuentes consultadas, de las 83 mil pensiones dadas de baja en 2017, buena parte ya fueron restablecidas. Sin embargo, las que se quitaron a lo largo de 2016 (otras 70 mil) aún no se restituyeron. Desde el Ministerio de Desarrollo Social justifican que "las están evaluando una por una".

A pesar de la promesa de dar marcha atrás con la cuestionada quita de pensiones por discapacidad, el gobierno apeló una medida cautelar que ordenaba restablecer los derechos suprimidos. De esta manera, se negó a cumplir con una resolución judicial.

La eliminación de la asignación no solo implica dejar de cobrar, en promedio, poco más de 4000 pesos para quienes tienen problemáticas graves que les impiden mantenerse económicamente, sino también la suspensión de otros beneficios asociados, como la devolución del IVA para consumo familiar y medicamentos gratis (para quienes lo necesiten), entre otros derechos adquiridos.

A pesar de su situación apremiante, David agradece a Dios que no le hayan sacado la pensión a su esposa hipoacúsica. "Es la única entrada que tenemos –dice–, pero no alcanza. Espero que el gobierno me pueda devolver la pensión porque ya no puedo pagar los impuestos. Quiero creer que lo va a hacer, porque nunca hay que perder la fe".

En desventaja

El decreto de 1997 que desempolvó el gobierno, y que durante el kirchnerismo se "acomodó" para reparar la situación de 1,6 millones de personas, reclama un porcentaje de invalidez superior al 76% acreditada por la ANSES. Pero más allá del purismo del porcentaje, de lo que se trata (por lo menos en una concepción inclusiva) es de beneficiar a personas que se encuentran en desventaja en el mercado laboral y en la vida cotidiana, por padecer enfermedades como HIV, cáncer, esclerosis múltiple, problemas visuales o auditivos severos, retrasos madurativos, autismo o trastornos de desarrollo, entre otras.

Pablo Coronel tiene 26 años y su diagnóstico detalla que sufre de hipoacusia mixta y neurosensorial bilateral. Desde los 15 años cobraba una pensión por discapacidad, pero en junio de 2016 consiguió emplearse en la Municipalidad de Quilmes y el beneficio le fue retirado. Sin embargo, en diciembre del mismo año, una "reestructuración" lo dejó en la calle junto con otros compañeros. Desde entonces tramita la restitución de la pensión, sin suerte.

Con señas, y gracias a la intervención de una intérprete, Pablo comparte con Tiempo su dura cotidianeidad. "Había empezado a construir arriba de la casa de mis padres para mudarme con mi mujer –Pablo se casó con una mexicana que también es hipoacúsica–, pero sin la pensión no pude continuar con la obra. Toda la familia vive con lo que gana mi papá manejando un taxi, que no es mucho. Para mí es muy triste lo que está pasando, porque me quitó el sueño de independizarme. No me gusta sentirme un mantenido".

A diferencia de Pablo, Rosa Monje tiene dificultades para oír, pero coinciden en algo: ella también perdió su pensión por invalidez. Rosa dice que por necesidad debió salir a vender estampitas en la línea C del subte porteño. No cuenta nada más porque empieza a llorar. Con señas, le dice a Pablo que le da vergüenza contar lo que está sufriendo. «

"Se están quedando con las manos vacías"

"Mucha gente del interior del país sigue sufriendo la pérdida de los beneficios que le quitaron el año pasado. A esa gente se le suspendió la pensión sin notificación alguna. Los casos más graves se dan en las provincias linderas con países limítrofes, donde el Estado no cumple con la ley que establece el pago de subsidios porque consideran que no son argentinos. Con esa excusa, hay mucha gente que sigue sin cobrar", explica Christian D'Alessandro, abogado previsional y director del Instituto de Derecho de las Personas Mayores y Políticas Gerontológicas del Colegio de Abogados de Morón.

Para el especialista en derecho previsional, en provincias como Misiones, Formosa o Entre Ríos, "la gente se está quedando sin nada, con las manos vacías", porque "no son visibilizados".

"Con la excusa de la otorgación de pensiones truchas, están pagando justos por pecadores. La gente en las provincias se quejan de que tienen que hacer distancias grandes para llegar a una oficina de Acción Social o llaman a las líneas gratuitas y después de pasearlos por todas las opciones, les terminan cortando."


D'Alessandro calcula que todavía existe un rezago de unas 70 mil personas a las que no se les restituyó la pensión quitada durante 2016. "Toda esa gente hoy está viviendo sumergida en la miseria, con una inflación altísima y los beneficios suspendidos. Esa es la consecuencia de la política de ajuste de este gobierno, aplicada contra los sectores más vulnerables, convirtiéndolos en ciudadanos de cuarta", concluye el especialista.