Todas las voces y músicas de la Patria Grande

Todas las voces y músicas de la Patria Grande

domingo, 18 de febrero de 2018

MANIPULADOS

"Si lográbamos comprender el mecanismo y los resortes de la mentalidad colectiva, ¿acaso no podríamos controlar a las masas y movilizarlas a voluntad sin que ellas se dieran cuenta? La manipulación consciente, inteligente, de las opiniones y los hábitos organizados de las masas juega un rol crucial en una sociedad democrática. Quienes manipulan ese mecanismo social imperceptible forman un gobierno invisible que realmente dirige el país". Esto lo escribió Edwards Bernays en Propaganda. Lo hizo hace 89 años. Parece que fue ayer.

 La idea aplasta por su actualidad. Y asusta que un gobierno que no se ve, que no se conoce, que nadie eligió, ordene la vida de las personas sin su consentimiento.
Ewdars Bernays nunca ejerció de agrónomo, luego de tres años de estudios en la Universidad de Cornell. Abrazó el periodismo, que finalmente le mostraría su verdadera vocación. Pero eso será un poco más tarde.
Empezó colaborando en una revista de medicina. En 1913, realizó una crítica en la Medical Review of Review donde elogiaba la obra “Los Estropeados” del dramaturgo francés Eugene Brieux. La historia consiste en un hombre que contrae sífilis y esconde esa enfermedad a su novia. Luego, se casan y fruto de la relación nace un hijo sifilítico. No era sencillo hablar de enfermedades sexuales y los métodos para prevenirlos en las pacatas sociedades de principios de siglo XX.
El reconocido actor Richard Bennet decide montar la obra. Como era de esperar, tal decisión no fue bien vista por el gran público. Bernays presentará la obra y, además, la producirá.
Con una simple técnica, convirtió ese adverso público en los primeros espectadores de Los Estropeados. Para ello agregó una tercera persona entre la obra y el público: una organización o asociación, aparentemente desinteresada, con prestigio académico, científico, éticamente intachable. Organizó el Sociological Found Commitee de la Medical Review of Reviews, que vio con buenos ojos la puesta en escena de la obra de Brieux.
La reputación de la revista, la notoriedad de Bennet y el repentino prestigio de la fundación fueron el vehículo entre el renuente público y la obra del conflicto. Además, muchas personalidades pagaban para ser parte de esa organización. Con esos fondos, produjo Los Estropeados.
Se terminó el periodismo para Bernays y comenzó la intermediación entre el público y sus clientes. O, la propaganda
Noam Chomsky sostiene que “Propaganda” es el manual de las relaciones públicas con que Bernays se presenta. Probablemente nunca imaginó la actualidad que su obra tendría casi un siglo después.
A partir de la Comisión Creel esta intermediación comenzó a ser tomada en serio por los gobiernos como un mecanismo de cambiar la opinión pública. El pueblo norteamericano no estaba convencido de entrar en la Gran Guerra. Por eso, a los pocos días de entrar al conflicto, el 1 de abril de 1917 el presidente Wilson crea la Comisión de Información Pública (CPI), que sería conocida por el nombre del periodista que la dirigió, George Creel. La conformaron periodistas, publicistas e intelectuales. Entre ellos, estaba Edward Bernays.
 La Comisión Creel creó una ingeniería social que enlazaba prensa, cine, teatros, folletos, afiches callejeros, entre otros. El más conocido es el del Tío Sam y la frase “I want you for US Army (Te quiero para el Ejército de los EEUU). Otro menos notorio fue el de “los hombres de cuatro minutos”, que consistía en que decenas de miles de personas, famosas o no, se levantaran en lugares públicos, cines, teatros, iglesias y sinagogas, o donde fuera, y en cuatro minutos dieran un discurso de solo doscientos cuarenta segundos en favor de la decisión de EEUU de entrar a la guerra y movilizarse como voluntarios. Se calculan más de 75 mil voluntarios, más de 7,5 millones de discursos y 300 millones de espectadores.
Después del éxito de la Comisión Creel, Bernays escribió: “Desde luego, es el asombroso éxito que recogió la comisión durante la guerra lo que abrió los ojos de una minoría de individuos inteligentes en cuanto las posibilidades de movilizar la opinión para cualquier tipo de causa”.
Al pretender dar un enfoque científico a la publicidad, Bernays buscó ayuda en las ciencias sociales. Sus científicos más destacados son Walter Lippman, Graham Wallas, Gustave Le Bon, James Madison, entre otros. De ellos extrae la idea que la masa es inepta para ejercer como ciudadano en una democracia y se vuelve un obstáculo y una amenaza para el cualquier gobierno. Éste debe estar en manos de los más capaces que no son otros que una minoría adinerada que resguardará a la mayoría.
Entonces, la tarea será mantener a la masa contenta y dispuesta a elegir a los hombres más capaces. Y para que no se conviertan en una “manada de salvajes”, como dice Lippman, deben aceptar su papel secundario y para eso es necesario manipular su opinión y fabricar consentimientos.
Bernays pretende, entonces, cristalizar la opinión pública a través de los medios masivos de comunicación (véase que ya se hablaba de ellos a principios del siglo pasado), con el procedimiento que llamaba “organizar el caos”: “Es posible moldear la opinión de las masas para convencerlas de que comprometan su fuerza recientemente adquirida en la dirección deseada. La propaganda es el órgano ejecutivo del gobierno invisible”.
Una minoría descubrió que podía moldear la opinión de las mayorías, redirigiéndola hacia el lugar deseado. La propaganda será esencial para que toda actividad o idea política, económica, racial, cultura, educativa, entre otras dimensiones, domestique al grupo o masa, convirtiéndose en “el brazo ejecutor del gobierno invisible”.
 “Cristalizando la opinión pública” fue otro de los libros de Bernays, consultado de manera cotidiana por Joseph Goebbles. Karl von Weingan fue un periodista estadounidense que entrevistó al propagandista nazi y le contó que usó ese libro para organizar toda la maquinaria propagandística contra los judíos de Alemania. Bernays reconocería años después que esa campaña “no eran en absoluto un arrebato emotivo de los nazis, sino que se inscribían en el marco de una campaña deliberada y planificada”.
Bernays define a la propaganda como “el mecanismo por el cual se diseminan la ideas a gran escala”. Pero da una vuelta de tuerca cuando define a la propaganda moderna: es “el intento consecuente y duradero de crear o dar forma a los acontecimientos con el objetivo de influir sobre las relaciones del público con una empresa, idea o grupo.”
Ejemplificó con la primera página de una edición de The New York Times. Dijo que hay ocho noticias destacadas y que cuatro de ellas son propaganda. Las citó y analizó. Dice la primera: “Doce naciones advierten a China por sobre la necesidad de reformas reales si quiere recibir ayuda”. Dejó aclarada la posición del Departamento de Estado frente a este conflicto y que esa autoridad estaba acompañada internacionalmente. La opinión pública aceptará y apoyará en esas circunstancias al Departamento de Estado.
“Pritchett anuncia que el sionismo fracasará”, dice el otro titular. El doctor Pritchett realiza una descripción objetiva de la mayor inquina entre judíos y árabes que traerá ese asentamiento colonial. La tercera persona entre el público y la idea fue la Fundación Carnegie por la Paz Internacional que diseminó esa idea. Después citó dos titulares más: “Agentes inmobiliarios exigen una investigación sobre el transporte” y “Nuestro nivel de vida es el más alto de la historia, afirma el Informe Hoover” y los analizó como tendientes a inclinar la opinión pública hacia una lado determinado.
Sobre estos ejemplos concluye Bernays: “Deseo demostrar que la dirección que se da a los acontecimientos es muy consciente y que detrás de estos mismos acontecimientos se ocultan siempre personas con una gran influencia sobre la opinión pública”.

Norman Baillargeon prologó la edición de 2007 del libro de Bernays. Decía en ese prólogo que el gobierno invisible está detrás de lo menos imaginado por la masa manipulable y manipulada. Y narró una interesante historia. Hacia mitad del siglo pasado, el tranvía desapareció de la vida norteamericana. No fue casualidad que un medio de transporte ecológico, económico, cómodo y seguro, e instalado en la sociedad, haya desaparecido en solo tres décadas. Fue la causalidad del gobierno invisible.
Ese gobierno invisible estuvo formado por la General Motors, Firestone y la Standar Oil California. Siguiendo a Bernays en Los Estropeados, el triunvirato formó la National City Lines. Su misión fue instalar el automóvil como medio de transporte y sustituir el tranvía por autobuses que serían provistos por empresas del trio. Así, uno ponía el vehículo, otro los neumáticos, otro el combustible; los tres los autobuses. Para que el negocio sea más redituable se creó la National Highway User Conference: con ciudades abarrotadas de automóviles y colectivos, hubo que construir autopistas. La maniobra llegó a la justicia 30 años después y las empresas fueron multadas con ¡5 mil dólares! Nada volvería a ser como antes.
 La manipulación de las masas por el gobierno invisible a través de la propaganda tiene una barrera infranqueable e impenetrable: la conciencia social. Y Bernay lo sabía. Contó que nunca supo manejar y que siempre tuvo choferes. Dumb Jack era uno de ellos. El pago que recibía y las condiciones de trabajo lo convertían en un esclavo. Trabajaba de lunes a lunes desde que salía el sol hasta yanavanzada la noche. Cobrara 25 dólares a la semana y tenía medio día de descanso jueves por medio. “No era un mal negocio”, reconoció: “Pero eso fue antes que la gente adquiera una conciencia social”.


El gobierno invisible de Bernays lo integran personas ocultas y desconocidas que moldean los pensamientos y costumbre de millones de personal. “La mente del grupo no piensa” concluye aprendiendo de Le Bon. El público actúa por impulsos, emociones, costumbres. Los clichés, slogans, más modernamente los zócalos de TV y los títulos de periódicos, los memes y placas de las redes sociales, entre otros, sintetizan el pensamiento y lo redireccionan hacia los intereses de los soberanos invisibles: “Estos son los que manejan gran parte de tus horas libres, de tus deseos, de tus ganas de consumir, de tus simpatías políticas, y lo que es peor de todos, de tu libertad”, afirmó cierta vez un comunicador antes de cambiar de opinión.

Más del 20% de los profesores de secundaria da clases sin título docente en el país

En los profesorados de nivel medio, solo se recibe el 15% de los que comienzan.
En Argentina, según los últimos datos oficiales, hay 323.255 profesores que dan clases en el secundario. Mucho de ellos, profesores pero no docentes. Más del 20%, unos 65.000, no tiene título habilitante para enseñar en el nivel medio.

Son graduados universitarios, técnicos superiores, docentes de primaria e incluso, en ciertos casos, apenas egresados de la secundaria. Parte de la problemática surgió por una medida ampliamente celebrada y necesaria, pero que no tuvo en cuenta la presencia cuantitativa de profesores. En 2006, cuando se aprobó la Ley Nacional de Educación, se hizo obligatoria la educación secundaria en todo el país.

"Además de la falta de control de las autoridades y de la mirada cómplice de la comunidad, lo más preocupante es la impericia con la cual se diseñan y escriben leyes y normas", señaló a Infobae Juan María Segura, experto en gestión e innovación educativa. "Era evidente que la obligatoriedad de la escuela secundaria iba a generar faltante de docentes en ese ciclo", agregó.

La problemática fluctúa según la provincia de que se trate. Por caso, en San Juan hay un 50% de profesores de matemática, física, química e inglés que no cuentan con la titulación requerida. Mientras que en los profesorados de inicial y primario se reciben cerca del 40% de los estudiantes, en los de secundario solo termina el 15% de los que comienzan


"La problemática responde a varios factores que estamos atendiendo desde la política educativa", sostuvo a Infobae Cecilia Veleda, directora ejecutiva del Instituto Nacional de Formación Docente (INFOD). "Hay que seguir trabajando en la planificación de las carreras en las provincias. Es un desafío importante ampliar la oferta de profesorados secundarios y mejorar la tasa de egreso que es baja, en parte, porque la formación específica tiene un mayor peso. Son carreras que exigen una serie de capacidades que los chicos no traen de la secundaria".

En las carreras más "duras", la tasa de graduación es todavía menor: se emanan menos titulaciones de profesores de matemática, química y física. Incluso también hay un faltante notorio en profesores de inglés. "Tener en condición de 'enseñadores' a quienes aún no terminaron de aprender aquello que deben enseñar es una aberración. Posee un enorme valor simbólico. Con los chicos no se juega. No podés improvisar a la hora de diseñar políticas y espacios institucionales donde deben modelar su futuro", consideró Segura.


En la misma línea, Axel Rivas, director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés, indicó: "La formación pedagógica es central para el trabajo docente. Muchos profesores de secundaria son profesionales que se acercaron a la docencia por distintos motivos. Pese a los años de experiencia dando clases, esto no reemplaza una formación pedagógica sistemática".

Veleda piensa que la falta de una titulación "puede afectar la calidad de los aprendizajes", que se requiere un apoyo. Por ello, desde el INFOD, en la órbita del Ministerio de Educación, relanzaron un programa que apunta a formar profesores de secundario sin título docente.



El programa de complementación

En 2017, se inició "Trayectos de Fortalecimiento Pedagógico"  y todavía hoy hay mil cursantes. Para 2018, el cupo también es de mil profesores. Apunta a cumplir con el objetivo número dos del Plan Nacional de Formación Docente: garantizar la cantidad necesaria de maestros con titulación en todas las aulas.

"La certificación de las competencias pedagógicas es parte de la profesionalización de la carrera docente. Es un paso necesario para la mejora de la calidad educativa", aseguró Rivas.

La oferta está destinada a profesores de las asignaturas troncales en las cuales se dan las mayores dificultades de aprendizaje y de promoción: matemática, biología, física, química, lengua y literatura, historia, geografía e inglés.

La convocatoria ya está abierta y se extenderá hasta el 7 de marzo. Está destinado a profesores sin títulación que dan clases hace al menos 3 años y están a por lo menos más de 5 años de jubilarse. "Se trata de una medida remedial para un problema ya existente que se busca solucionar en el acto", planteó Veleda.

La iniciativa se encuentra disponible en las 16 provincias que se mostraron interesadas: Catamarca, Chaco, Chubut, Corrientes, Entre Ríos, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán. Se cursa a distancia -con una demanda de 5 horas semanales- y contempla encuentros presenciales en cada jurisdicción.

Hay tres tipos de trayectos, cada uno muy diferente en su objetivo y destinatarios:

-Profesorado para secundaria destinado a graduados universitarios que dictan asignaturas ligadas a su título. Por ejemplo, un abogado que imparte Historia obtendría el título docente al terminar el año y medio de capacitación. Es la única de las tres en las que se enseñan solo materias pedagógicas y no de contenidos curriculares.

-Certificación pedagógica para la secundaria para docentes de primaria, técnicos superiores y graduados universitarios que dictan asignaturas que no van de la mano con su título. Ellos no reciben título docente después de la cursada.

- Certificación pedagógica para secundaria para mayores de 25 años de y con título secundario como máximo grado de educación.
Fuente: Infobae


DIA MUNDIAL DE LA MUJER DE LAS AMERICAS

18 DE FEBRERO

Se celebra todos los años y se trata de una fecha en la que se pone en relieve el papel tan importante que las mujeres de América han desempeñado como agentes del cambio social.

El día de la Mujer de las Américas fue establecido en el año 1982 por la Asamblea General de los Estados Americanos (OEA) para conmemorar la creación de la Comisión Interamericana de las Mujeres (CIM) en 1928.


El principal objetivo del día de la mujer de las Américas es el de estimular y de crear nuevas alternativas para el establecimiento de programas de acción orientados a involucrar a las mujeres de manera plena.

En el año 1923 en la celebración de la V Conferencia Internacional Americana por la Unión Panamericana, lo que hoy en día es la Organización de Estados Americanos OEA, se propuso abolir todo aquello que dificultaba y negaba el pleno desarrollo de la mujer así como las incapacidades constitucionales por cuestión de sexo. Este fue el primer paso que se llevó a cabo.

Al mismo tiempo un grupo de mujeres trabajó muy duro para conseguir la creación de una comisión interamericana de mujeres que ellas mismas fueran las encargadas de la información jurídica para poder abordar un estudio sobre la igualdad civil y política de la mujer americana.



En el año 1982 se celebró la XXI Asamblea de Delegadas de la Comisión Interamericana de Mujeres. En dicha asamblea fue solicitada la creación de las Oficinas de la Mujer en cada uno de los países latinoamericanos. En esta asamblea además se creó el Día de la Mujer de las Américas.

Trump y el retorno a la Doctrina Monroe – Por Leandro Morgenfeld


16 febrero, 2018

*Leandro Morgenfeld

Tras casi una década de guerras de independencia en Hispanoamérica, y luego de haberse mantenido prescindente, el gobierno de Estados Unidos decidió que había llegado la hora de horadar la vieja hegemonía europea en el continente. El 2 de diciembre de 1823, el presidente James Monroe planteó en el Congreso la doctrina que llevaría su nombre y cuyo lema era America for the Americans. Traducido, en su uso habitual, significaba que América era para los norteamericanos. O sea que no permitirían avances de potencias extra-continentales en lo que ellos denominan el Hemisferio Occidental. En su famoso mensaje, Monroe declaró que considerarían cualquier intento europeo de extender su sistema político al continente americano como peligroso para la paz y la seguridad de Washington. La doctrina Monroe era una de las manifestaciones del nuevo expansionismo que Estados Unidos desplegaría en América en las décadas siguientes, construyendo un área de influencia propia, bajo su estricto control. Durante casi 200 años, fue reactualizada y reinterpretada en diversas ocasiones.
 

“La doctrina Monroe ha terminado” sostuvo el Secretario de Estado de Barack Obama, John Kerry, el 18 de noviembre de 2013, ante embajadores del continente en la sede de la OEA. Y Agregó: “La relación que buscamos… no es una declaración de Estados Unidos de cuándo y cómo intervendrá en los asuntos de estados americanos, es sobre todos los estados viéndonos como iguales, compartiendo responsabilidad y cooperando en asuntos de seguridad”. Ese discurso se inscribía en la estrategia que ensayó Obama en la Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago (2009) –“buscamos una relación entre iguales con los países de la región” – y procuraba también morigerar los efectos negativos que tuvieron las declaraciones de Kerry del 17 de abril de 2013, ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, cuando se refirió ofensivamente a la región como el patio trasero estadounidense, y el espionaje masivo de su gobierno contra líderes regionales como Evo Morales y Dilma Rousseff. Frente a una América Latina que avanzaba -aunque con dificultades- en la construcción de una integración alternativa, impulsando nuevas instituciones como la UNASUR y la CELAC. Frente a la creciente presencia de diversos actores extra hemisféricos, Washington intentaba reposicionarse en una región históricamente estratégica para su proyección imperial.

Más allá de su desdén hacia los hispanos y las agresivas declaraciones contra Cuba y Venezuela, hasta ahora Donald Trump no había precisado su política hacia América Latina y el Caribe. Con su discurso en Texas, antes de su primera gira por la región, el Secretario de Estados Rex Tillerson propuso una reafirmación de la Doctrina Monroe. En forma cínica, se refirió a las actitudes imperiales de China y Rusia, retomó la anacrónica retórica paternalista –que supone que Estados Unidos debe ensañarnos a construir sistemas políticos democráticos- y procuró comprometer a los gobiernos derechistas en su ataque contra los países bolivarianos.

El anacrónico discurso de Tillerson, con un claro sesgo injerencista, puede tener acogida en los gobiernos derechistas, que tienen afinidad ideológica con ese discurso más propio de la guerra fría y que permanentemente esgrimen el modelo político y económico estadounidense como el que hay que imitar, pero no entre los pueblos, que rechazan la prédica y prácticas xenófobas y anti-hispanas del nuevo presidente estadounidense.

En los próximos meses, Trump tendrá su debut en la región. Deberá asistir a la Cumbre de las Américas (Lima, 13 y 14 de abril) y a la Cumbre Presidencial del G20 (Buenos Aires, 30 de noviembre y 1 de diciembre). Más allá del alineamiento de los gobiernos de Kuczynski y Macri, seguramente enfrentará en esas capitales masivas protestas populares y confirmará porqué genera tanto rechazo en Nuestra América.

(*) Doctor en Historia. Docente de la Universidad de Buenos Aires. Investigador del CONICET. Co-Coordinador del GT CLACSO “Estudios sobre Estados Unidos”. Autor de Vecinos en conflicto. Argentina y Estados Unidos en las conferencias panamericanas (2011), de Relaciones peligrosas. Argentina y Estados Unidos (2012) y del sitio www.vecinosenconflicto.com.

sábado, 17 de febrero de 2018

Analizan restos óseos encontrados en un ex centro clandestino

Esta mañana representantes de Derechos Humanos tomaron registro fotográfico y fílmico del hallazgo de viejos restos óseos en una antigua chimenea en instalaciones que utilizó el Ejército en Paso de los Libres durante la última dictadura militar en un espacio cercano al puesto 13, dependencia que pertenecía a la SIDE y que figura en distintos expedientes judiciales como lugar de tortura donde estuvieron detenidos ilegalmente personas que permanecen como desaparecidas, entre ellas Héctor Pata Acosta, de esa localidad.
Esta mañana la Dirección de Derechos Humanos de la Municipalidad de Paso de los Libres acompañó las acciones que realizaron representantes de la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía Federal de Corrientes y el Cuerpo de Criminalística de Gendarmería Nacional en coordinación con el Grupo Argentino de Antropología Forense (EAAF) para tomar registro fotográfico y fílmico de hallazgo producido, por personal de la Penitenciaría de Procesados, en uno de sus recorridos quien observa  el día miércoles 14, en una vieja chimenea restos óseos que salieron a la luz por presumible exposición a animales.

Estas instalaciones pertenecieron al Ejército en el periodo de la dictadura militar (1976-1983). Es de destacar su proximidad al Puesto 13, dependencia que pertenecía a la SIDE y que figura en distintos expedientes judiciales como lugar de tortura, hasta la actualidad muchas de las personas que pasaron por el predio permanecen  como desaparecidas, entre ellas Héctor Pata Acosta, oriundo de nuestra localidad.
Las actuaciones se iniciaron por la Jueza del Juzgado Federal de Paso de los Libres Pozzer Penzo quien ordenó el resguardo de los restos  óseos y preservación del área. Se hizo presente para garantizar el acto el Fiscal Federal Dr. Fabián Martínez, de la Fiscalía Nº 1 de Paso de los Libres. Acompañaron también miembros de la Asociación Civil por la Memoria la Verdad y la Justicia y familiares de Héctor “Pata” Acosta.
Las pericias realizadas fueron elevadas a especialistas en Antropología forense. Los restos continuarán resguardados en el local a la espera de los resultados de humanidad de los mismos.

Caso Ayala: "Buscaremos a mi hermano hasta el final de nuestros días"

A 42 años de su desaparición forzada

Hoy, 16 de febrero, se cumplen 42 años de la desaparición forzada de cuatro militantes peronistas en Corrientes: Vicente Víctor “Cacho” Ayala, Julio César Barozzi, Orlando “Negrito” Romero y Jorge Saravia Acuña. Sudamericana pudo dialogar con Charito, hermana de “Cacho”, quien conmovida recordó los hechos y aseguró “lo buscaremos hasta el final de nuestros días”. También se mostró indignada por la libertad que le otorgó la justicia a genocidas como Miguel Etchecolatz.
El 16 de febrero de 1976 en esta ciudad, desapareció  Vicente Víctor “Cacho” Ayala y otros tres militantes peronistas. La familia de Cacho, hasta hoy no sabe qué pasó con él y si lo mataron, tampoco supieron dónde está el cuerpo.


“Él tenía 29 años y era el mayor de ese grupo que desapareció. Él siempre fue un militante muy comprometido, y viendo la situación en la que se vivía nos decía `no voy a llegar a cumplir los 30´. Y creo que lo mataron antes de que cumpla los cumpla”, dijo su hermana Charito Ayala.

Ellos eran tres hermanos pero Charito y Cacho eran los más unidos. “Para mí era un hermano – padre. Lo seguí en todo. Él era un muchacho de fe, cristiano. Comenzó desde el lado religioso su militancia, ayudando a los inundados, a los humildes. En un tiempo hasta dejo de estudiar y después se definió políticamente por el peronismo, pero había comenzado como un muchacho de fe y eso lo tuvo hasta la muerte”·

Cuando sucedió el secuestro Charito estaba llegando a Corrientes. “Yo no podía vivir acá porque  también estaba perseguida y era buscada en mi provincia. Estaba viviendo en Rosario. Vine clandestinamente porque hacía mucho que no podía ver a mi familia. Cuando yo estaba llegando- después me entero- que a él lo secuestraron a esa misma hora. A mi mamá le pareció extraño que no llegue a casa ese día porque me él  sabía que yo estaba por venir”, contó.

Desde ese lunes y hasta el jueves la familia estuvo sin saber qué había pasado con Chacho Ayala,  hasta que se enteraron del secuestro. “En el juicio llore de bronca. Ese secuestro fue público, fue a la una de la tarde, a las pocas cuadras de mi casa y él era muy conocido. Lo tuvieron que ver. Nadie pudo siquiera tirar un papel debajo  de nuestra puerta”.

Charito reconoce que con el paso del tiempo pudo entender algunas actitudes. “El miedo también paraliza”. “Los mentores asesinos supieron sembrar el terror en toda la sociedad. El común de la gente tenía terror de hablar, eran como sordos y ciegos. Me tuve que ir porque en esa casa donde estaba corría peligro, tal es así que esa casa fue allanada días después. Fue algo muy horrible”.

Ella no pierde las esperanzas de encontrar a su hermano algún día o al menos saber dónde está su cuerpo. “Lo buscaremos hasta el final de nuestros días”, dijo entre lágrimas.

También aseguró que es importante recordar lo que pasó en la época de la dictadura por el momento en el que estamos en Argentina. “Este gobierno de ricos y para ricos que recurre de nuevo a la depresión para liquidar los derechos de los trabajadores y de los jubilados, que mata gente, hay que recordar lo que ya paso. No queremos que vuelva a pasar. Que no se reprima a la gente que protesta por sus derechos.  Nosotros no olvidamos, no perdonamos y tenemos memoria”.

Genosidas libres

A Miguel Etchecolatz, condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad, un juez de la dictadura le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria. “No vamos a perdonar que manden genocidas a su domicilio. Etchecolatz mataba mujeres embarazadas y ese tipo esta hoy en una casa de Mar del Plata de vacaciones. Están ocurriendo cosas terribles opero voy a seguir luchando hasta que me muera y lo voy a seguir denunciando”, manifestó.

Cavbe subrayar que Etchecolatz está fuera de la cárcel, mientras todavía no se conoce dónde está Julio López ni quién tiene apropiada a Clara Anahí Mariani.

¿Quien era Vicente Cacho Ayala?

Abogado. Desaparecido en las inmediaciones del club San Martín. 16 febrero 1976- Legajo de Conadep Nº 385.

Su madre, Sra. De Ayala es uno de los miembros fundadores de la Comisión de Derechos Humanos de Corrientes.
Cacho nació en Corrientes el 1° de marzo de l946. Cursó su escuela primaria en el Colegio Salesiano y la terminó en el Colegio de los Capuchinos en Concordia (Entre Ríos). Terminó el secundario en el Colegio "Alejandro Carbó" de esa localidad entrerriana, donde figura con otros 7 desaparecidos en una hermosa placa que les dedicaron.

Decidió seguir la carrera de Derecho, para lo cual regresó a su tierra natal, objetivo que siempre había soñado.(1964). Su espíritu inquieto por lo social encontró estímulo en el Padre Raúl Marturet, a cargo por entonces del Pensionado Católico para estudiantes universitarios del interior. Poco a poco fue alternando su vida entre la prosecución de su carrera y la opción por los oprimidos. Por estos motivos, participó a comienzos de los 70 en una huelga de hambre en favor de los cinco sacerdotes del Tercer Mundo, comprometidos con su pueblo que fueron excomulgados por las autoridades de la Iglesia :Padres Raúl l Marturet, Belisario "Pucho" Tiscornia, Luis Niella, Gabino Casco y Babín.

Participó como estudiante universitario del "Ateneo", tendencia de la Facultad de Derecho que agrupaba a militantes de la Democracia Cristiana y a algunos peronistas. Al mismo tiempo militaba en las villas y barrios marginales de Ctes. Con muchos de ellos compartió el trabajo en hornos de ladrillos, hecho en forma cooperativa. Pero no sólo el trabajo, compartía su vida como cristiano y creía que el compromiso tenía esas características, lo que se decía se afirmaba con hechos.

Simultáneamente se define por el Peronismo Revolucionario, impulsado por la línea de Jhon William Cooke, traída a Ctes. por su viuda Alicia Eguren. En ese sentido trabaja activamente, como Juventud Peronista, por el regreso del Gral. Perón. Así las cosas, su postura se radicaliza en una militancia activa por el cambio político hacia el Socialismo Nacional. Con la presencia de López Rega e Isabel en la Argentina , después del efectivo regreso de Perón, el peronismo de derecha hace estragos sobre el más radicalizado, acribillando a militantes peronistas de la Juventud. En esos días, a fines de 1974, durante el gobierno de Julio Romero, es detenido y llevado a la U 7 de Resistencia donde permanece privado de su libertad hasta abril de 1975. Aclaración: los detenidos estaban a disposición del Poder Ejecutivo Nacional, sin causa alguna. Después de ser liberado, se traslada a Posadas (Misiones) donde ejerce su profesión y continúa con su trabajo político, hasta que, habiendo Isabel Perón y Ruckauf preparado ya el camino del accionar militar y policial con entera libertad, es secuestrado el 16 de febrero de 1976 en un procedimiento policial (por cierto vinculado a órdenes militares) efectuado a la luz del día (alrededor de las 13) frente al Club San Martín de nuestra ciudad.

Nunca más se lo vio con vida ni se supo nada CONCRETO sobre él. Dejó a su esposa y un hijo de un año, además de padres y hermanos. Todos lo buscaron siempre.

jueves, 15 de febrero de 2018

el 14 Recordábamos el Nacimiento de Raúl Scalabrini Ortiz

EL MAGISTERIO DE LA REPÚBLICA .
Raúl Scalabrini Ortiz (1898-1959 ) Por .Pepe Muñoz Azpiri.
"El Magisterio de la República"
                  Raúl Scalabrini Ortiz (1898 - 1959)
Por: Pepe Muñoz Azpiri     
Una vida dedicada a los más puros ideales de arte y patria se extinguió hace medio siglo con la persona de Raúl Scalabrini Ortiz. Su nombre, desde ese momento, se integró indeleble a la historia de nuestras letras y nuestro pensamiento político.
 Redactor editorialista de los diarios “La Nación”, “El Mundo” y “Noticias Gráficas”; crítico teatral de la revista “El Hogar”; fundador del diario “Reconquista”, editado en los inquietos días del año 1939, autor de “El hombre que está solo y espera”, la más lograda radiografía del porteño, “Política británica en el Río de la Plata”, “Historia de los ferrocarriles argentinos” y “Los ferrocarriles deben ser argentinos”, el ilustre escritor desaparecido puso en su obra de periodista, escritor económico y sociólogo, el sello de una vocación sin mácula y la impronta de un acendrado espíritu patriótico y de artista.

            Convivían en Scalabrini Ortiz, en armónica conjunción de pensamiento y arte, los factores que alguna vez, dijo Keyserling, harían al escritor de mañana: la tribuna y la profecía, unidos a la expresión vivaz y depurada. Al igual que casi todos los escritores de nuestro pasado, ejerció un magisterio tanto artístico como social. La herencia de Echeverría y Sarmiento, pensadores consumidos por el fuego nativo, mitad artistas, mitad profetas de ideal y grandeza, se prolongaba en este obrero de la prosa que asignaba a su pluma una misión de redención social y engrandecimiento ciudadano. Libros como “Política británica en el Río de la Plata” e “Historia de los ferrocarriles argentinos” ilustran ampliamente acerca del objetivo que Scalabrini quiso y consiguió cumplir entre sus compatriotas. La primera de estas obras, presentaba una interpretación histórica argentina a través de la política sudamericana del Foreign Office y del Almirantazgo, revelando los pasos manifiestos y ocultos de los Lores en cuyas redes prietas quedaba anudada nuestra diplomacia a través de un panorama que se extendía desde la Revolución de Mayo hasta la creación del Banco Central. El segundo libro demolía, a su vez, el mito del riel “civilizador”, demostrando que, por el contrario dicho “riel” solo había causado estancamiento económico y atraso social a nuestro país. La tesis no sólo era seductora sino de demostración efectiva y convincente. Los ferrocarriles de la Argentina, fundamentos de nuestra soberanía económica, fueron creados y construidos por argentinos: el Oeste llegaba hasta Chivilcoy y marchaba en procura de la cordillera cuando fue enajenado al extranjero. ¡Seis mil kilómetros de ferrocarriles nacionales contaba el país cuando aparecieron las locomotoras y los “wagons” de Birmigham para “civilizar” nuestro territorio!

RED FERROVIARIA NACIONAL

Cuando Roca abandonó su presidencia en 1886, las vías férreas ya contaban la extensión antedicha, y en ese incremento hay que señalar realizaciones como la del Ferrocarril Andino. Originalmente se había planeado extender el ramal Villa María - Río IV a Mendoza y San Juan, con una eventual prolongación a Chile. El concesionario, Juan Clark, renuncia en 1881, y la construcción del Ferrocarril Andino pasa a ser responsabilidad del Consejo de Obras Públicas de la Nación. En mayo de 1885 el tren llega a Mendoza y luego a San Juan, con una baratura de costos y un rendimiento que asombra “La vía más barata y mejor construida de la República” dice Roca en uno de sus mensajes. Lo es a tal punto, que esos 500 kilómetros tendidos en cinco años aportan, en 1885, un millón de pesos a las Rentas Generales de la Nación. Algo similar ocurre con el Ferrocarril Central Norte, también propiedad de la Nación, que a partir de 1882 se transforma en una fuente de ingresos, autofinanciando dos de sus ramales y prolongándose a Salta.
            Pero esta exitosa política estatal habría de clausurarse con la gestión presidencial de Juárez Celman. A los tres meses de asumir el poder se vende el Ferrocarril Andino… ¡al mismo Clark que había renunciado a construirlo! Además se le garantizó una ganancia del 5 por ciento sobre los 12 millones de pesos oro que había pagado para adquirir la línea. En diciembre de 1887 se enajenan los ramales del Central Norte y luego la red troncal, que fue comprada por una firma inglesa para transferirla días después al Córdoba Central Railway; también en este caso la Nación garantizó una ganancia del 5 por ciento a los adquirientes. Poco más tarde la provincia de Buenos Aires vende el ejemplar Ferrocarril del Oeste. “Los ferrocarriles de la provincia se llaman ahora “New Western Railway of Buenos Aires” ¿No se parece eso a la sombra de la bandera inglesa flameando sobre otro pedazo de territorio argentino con más derecho del que tiene para flamear sobre las Islas Malvinas” clamaba Carlos D´Amico en su libro “Buenos Aires, sus hombres, su política”,escrito en 1890.
            Así, en menos de diez años, aquella política ferroviaria llevada a cabo por el Estado con sentido nacional se había frustrado. Contrariamente a la tendencia inicial de la década, en 1890 la mayoría de los 9.500 Km. de líneas férreas pertenecía al capital inglés (los franceses recién entraron en el negocio ferroviario en 1885). A partir de 1890, los ferrocarriles que en futuro construyera el Estado Nacional se tenderían en zonas alejadas, escasamente pobladas, como una medida de fomento; las grandes redes troncales eran inglesas.
            Las voces de escándalo y alerta ante el despropósito de Juárez Celman - uno de los gobiernos más corruptos de nuestra historia, “ilustre” antecedente de los que harían con los ferrocarriles y el resto del patrimonio público en la década del 90 del siglo XX - fueron muchas, pero al igual que el período de Menem, desestimadas. Se vendía, en pleno éxito de explotación, lo que el país entero había construido con su esfuerzo y su ahorro. Síntesis de estas opiniones es el comentario de El Nacional del 20 de julio de 1887:

RED DE FERROCARRILES ARGENTINOS BAJO EL GOBIERNO DE MENEM Y SUS CONTINUADORES.

“¿Qué no se ha dicho de los ferrocarriles? Todo empréstito era poco para gastarlo en él. Ahora de la Casa Rosada sale esta prosa: el Gobierno “no” debe hacer ferrocarriles: se declara arrepentido de haberlos hecho…” Y sigue diciendo el diario: “El gran secreto financiero consiste, pues, en este doble procedimiento: defender los ferrocarriles del Estado para tener empréstitos, y renegar de ellos luego de ser administrados por el gobierno para vender los ferrocarriles para tener dinero”.
            Como en tiempos recientes, acosado por una deuda creciente en oro, el gobierno de Juárez Celman intentaba hacerse de recursos vendiendo los ferrocarriles del Estado, con el pretexto de que el Estado era mal administrador… aunque las líneas enajenadas, tanto de la Nación como de la Provincia de Buenos Aires, fueran un modelo de buena gestión comercial. Todo ello acompañado por una intensa campaña de propaganda que negaba el esfuerzo del pueblo y proclamaba su infundada incapacidad e indolencia. Quienes tales cosas afirmaban y siguen afirmando desde los medios, ni siquiera se tomaron el modesto trabajo de investigar el origen de nuestra fuerza y desarrollo económico. Es por 1940, que la obra de Scalabrini Ortiz encuentra el cenit de su desarrollo y también es la fecha clave de la manumisión nacional. Hoy se reconoce, hasta en el último rincón del país, merced al esfuerzo denodado del escritor desaparecido, que el imperialismo extranjero coartó nuestros esfuerzos de emancipación y libertad y que el “riel civilizador” sólo sirvió para acuñar una locución desprestigiada e irónica.

            La instrumentación de las vías férreas como herramientas de control de la economía de un país, ya había sido definida, nada menos, que por un autor británico, Allen Hurt (1901 -1973) en su libro "This final crisis" (London, 1935) : La construcción de los ferrocarriles en las colonias y países poco desarrollados, no persigue el mismo fin que en Inglaterra, es decir, que no son parte - y una parte esencial - de un proceso general de industrialización. Estos ferrocarriles se emprenden simplemente para abrir esas regiones como fuentes de productos alimenticios y materias primas, tanto vegetales como animales. No para apresurar el desarrollo social por un estímulo a las industrias locales. En realidad, la construcción de ferrocarriles coloniales y de países subordinados es una muestra del imperialismo, en su papel antiprogresista que es su esencia".
            Durante casi veinte años correspondió a estos documentos innovadores y lúcidos, despertar a la parte más calificada de la población al ejercicio de la verdad. Ninguno de los que gozaron de la “investidura de la palabra” entre nosotros, pudo ponerla como Scalabrini al servicio desinteresado del ideal de redención ajeno. He aquí por qué la figura del escritor se agiganta con perfiles de auténtico prócer nacional, basándose en ilustres predecesores como Ricardo Rojas y los hermanos Irazusta.
            Scalabrini informa que Ricardo Rojas denuncia en su libro La Restauración Nacionalista el avasallamiento de las energías nacionales por las fuerzas británicas. Aclara, asimismo, que la prensa argentina no publica ni una sola palabra sobre la obra de Ricardo Rojas porque ataca la dignidad de Gran Bretaña. Afirma también que los diarios de la época silenciaron la aparición del libro de los historiadores Julio y Rodolfo Irazusta titulado: La Argentina y el Imperialismo británico, un importante estudio realizado con probidad y escrito con nobleza y excelente método.
            ¿En qué consiste la influencia de Rojas sobre Scalabrini Ortiz?
            Rojas se refiere en el capítulo titulado: Bases para una restauración histórica a la política de desnacionalización y envilecimiento de la conciencia pública y juzga que se ha producido la reacción nativa sin caer en la hostilidad hacia lo extranjero. Rojas propugna un nacionalismo argentino con libertad de acción para la inversión de capitales extranjeros que vengan a beneficiar el desarrollo del país; con hijos de inmigrantes que se sientan verdaderamente argentinos; y con ideas europeas asimiladas y convertidas en espíritu nacional. Y añade:
            "Quiere que cuando se planteen conflictos entre un interés económico argentino y un interés extranjero, estemos por el interés argentino"
            Y ejemplifica su posición diciendo:
            "Entre la protección al durmiente de quebracho, hachado de un árbol argentino por un brazo argentino, y el durmiente de hierro, fundido con hierro inglés, por obreros ingleses y para empresas inglesas, no cabe ninguna vacilación".
            Cuccorese opina que Scalabrini se siente sumamente satisfecho con la explicación ofrecida por Rojas Y todas las demás páginas del libro carecen para él de interés. Lo atrae exclusivamente el interés argentinista de Rojas y decide difundirlo como mensaje espiritual para el pueblo argentino.
            ¿En qué consiste la influencia de Rodolfo y Julio Irazusta sobre Scalabrini Ortiz?
            Los hermanos Irazusta demuestran que nuestro país se halla sometido política y económicamente a Gran Bretaña. Un real estado de dependencia reconocido por los miembros de la delegación argentina y por los negociadores británicos. Y los ejemplifican en La Argentina y el imperialismo británico en párrafos tales como:
            "La Argentina se parece a un importante dominio británico"
               "Es exacto decir que el provenir de la Nación Argentina depende de la carne. Ahora bien: el porvenir de la carne argentina depende quizá enteramente de los mercados del reino Unido"
               "La Argentina, por su interdependencia recíproca, es desde el punto de vista económico una parte integrante del Imperialismo Británico.
            Rodolfo y Julio Irazusta afirman que la delegación presidida por Julio A. Roca, reforzará la dependencia argentina dominada por Gran Bretaña. Señalan la primacía del ferrocarril inglés en nuestro país, todo un baluarte del capitalismo foráneo, y la importación de carbón británico, como medios de penetración.
            Es así como Ricardo Rojas y los hermanos Irazusta influyen directamente en la concepción nacionalista de Scalabrini Ortiz. También conforman su pensamiento los discursos parlamentarios de Arturo Castaño, Osvaldo Magnasco y Celestino L. Pera,  y en menor grado alguno publicistas extranjeros como el citado Allen Hurt, William Manning, M.G. y E.T. Mulhall, Woodbine Parish y el propio Chateubriand, entre otros. Consulta además, las memorias ministeriales y de ferrocarriles, los diarios de sesiones y, por excepción los archivos históricos.
            No tiene tiempo para dedicarse a cuestiones heurísticas o hermenéuticas, el tiempo urge. Es un hombre de lucha activa que desdeña, sin embargo, la dirección de los Ferrocarriles nacionalizados. Sabe que la gestión, la realización no es su fuerte, su misión es el análisis, la crítica y la denuncia. Era el magisterio del publicista, ampliado por ejercicio del periodismo, y, ocasionalmente de la tribuna, que actuó siempre al margen de toda organización o partido político, contrariamente a lo que en la actualidad algunos afirman. En sus Palabras de esperanza para los que pueden ser mis hijos, escrito a fines de la década del 40, es taxativo:
               "Todas las publicaciones tradicionales nos vedaron el acceso. Todas las instituciones establecidas negaron el acogimiento a nuestras investigaciones. No hubo mote ni calumnia que no se endilgara para desprestigiar nuestras personas e impedir que nuestras ideas y nuestros conocimientos se infundieran en las masas argentinas Fuimos nazis, anarquistas comunistas, agentes del oro yanqui, del oro alemán, del oro ruso y hasta del oro inglés. después nos cubrieron con el silencio y creyeron que eso era una mortaja suficiente y definitiva."
            La voz de Scalabrini Ortiz no era un altavoz, sino una conciencia. El pensamiento nacionalista argentino siempre fue una mística popular y no partido. Scalabrini vivió su pasión argentina y la hizo vivir al margen del bando y las urnas, hasta arder en su mismo fuego múltiple y generoso. Una, dos generaciones atrás de Scalabrini Ortiz, el ideal nacionalista no existía entre nosotros, adormecido por los tóxicos de la reacción y el colonialismo.
            Inspirador y jefe de la combativa empresa de “Reconquista”, que duró del 15 de noviembre al 25 de diciembre de 1939, pocas veces en la historia del periodismo argentino, un diario que vivió tan solo 40 días dejó una huella tan honda. es que en el aparecieron, desgranados por su pluma, los artículos que luego serían la base de sus dos libros fundamentales: "Política británica en el Río de la Plata" e "Historia de los Ferrocarriles argentinos." Pulverizador de todos los mitos y cloroformos de la sumisión oligárquica - Scalabrini demostró que un obrero argentino, en 1940, se sostenía con el mismo régimen dietético y el número de calorías de un culí asiático o africano - bestia negra de la City y los innumerables servicios de inteligencia británicos, varias veces encarcelado por su pasión nacional emancipadora - el padre de quien escribe se enorgullecía de haber compartido con él una celda de la seccional 7º en una noche del lejano 1940 - y una de las figuras más altas de la generación a la que pertenecía, hoy es objeto de extrañas alquimias semánticas o artilugios ideológicos para ubicarlo en territorios que nunca recorrió.
            Ahora bien ¿Raúl Scalabrini Ortiz es un historiador científico? Concibe la historia dentro de una filosofía sistematizada? ¿Cumple con los cánones de la metodología histórica? Evidentemente no para quienes integran la "Corporación de historiadores profesionales"; así definida por Luis Alberto Romero, orgulloso de su pertenencia a la misma y por los seguidores de su máxima expresión, Tulio Halperín Donghi, quienes no se caracterizan por utilizar terminología "científica" para descalificar a otras escuelas o corrientes de pensamiento histórico. Es más, pueden llegar a la insolencia y casi el insulto, según hemos sido testigos en nuestra vida universitaria. Con tono de presunción (en el doble sentido de la palabra y con un desdén característico, descalifican a autores de la talla de José María Rosa, Fermín Chávez y el propio Scalabrini Ortiz desde una supuesta asepsia y objetividad que no es otra cosa que el rencor encubierto a quienes han logrado tener una asombrosa acogida en los sectores populares, que por instinto desconfían  - y aciertan - de las escrituras crípticas y confusas que en el fondo disimulan la aridez conceptual o la falsificación de los hechos históricos.
            Sin embargo, investigadores como Horacio Juan Cuccorese en su "Historia Crítica de la Historiografía Socioeconómica Argentina del Siglo XX", que se plantea los mismos interrogantes, abriga respuestas más serenas. Scalabrini es un político intelectual con gran capacidad de crítica. Es, fundamentalmente, un analista intelectual de los problemas políticos que tiene la habilidad de servirse de la experiencia histórica para justificar su concepción nacionalista. Las circunstancias socioeconómicas lo transforman en investigador y asume la responsabilidad de historiador
            La originalidad de Scalabrini Ortiz consistió en abordar la historia nacional y su realidad política contemporánea sin ningún tipo de condicionamiento ideológico. No adscribía a teorías políticas nacidas y desarrolladas en los países centrales pues logró forjar herramientas de análisis propias. Con él, el patriotismo nostálgico de una sociedad señorial, estática y autoritaria se transformó en un nacionalismo vigoroso, popular y revolucionario, que trascendía la añoranza de nación entendida como estancia propia. Un nacionalismo con olor a moho y hedores de sepulcro, fosilizado en las formas y el culto a los símbolos y absolutamente ajeno al análisis de los engranajes que garantizaban la dependencia; así como también su examen de la marginación y explotación de vastos sectores sociales trascendió el recurso de quienes practican un pensamiento de sirga, mediante la extrapolación de marcos teóricos ajenos, válidos en su contexto de nacimiento pero impracticables en otras latitudes y en otras épocas.
            Scalabrini Ortiz fue la reencarnación en la Pampa, de las severas virtudes de un Catón implacable e insobornable. Lejos, muy lejos de las mezquindades políticas coyunturales. Es por ello que muchos desearon para él el destino de Belisario, el general de Bizancio, cegado y obligado a mendigar ante las murallas de Europa. Todavía en el año 1998 podía encontrarse en las Cartas de Lectores del diario "La Nación" una esquela fechada el 3 de abril y firmada por Adalbert Krieger Vasena que identificando "la decadencia argentina con la estatización de los ferrocarriles en 1949", manifestaba que tal medida obedeció a un pequeño grupo de ideólogos, entre los cuales identificaba a Raúl Scalabrini Ortiz. Al mismo tiempo sugería redesignar a la avenida de ese nombre con el de Canning, que fue el estadista inglés que primero reconoció a la Argentina como país independiente y puntualizaba que carecía de estatua que lo recordara.
            No es casual que este comentario lo hiciera uno de los más conspicuos ideólogos de la clase dominante argentina ni la década en que se publicó la carta, por lo cual es conveniente refrescar la memoria. Las tratativas de la adquisición de los ferrocarriles ingleses incluían el cobro de las conservas de carne consumidas por las tropas de ese país durante la guerra. Las largas conversaciones terminaron pagando la Argentina 150 millones por equipos obsoletos, casi chatarra, e Inglaterra no pagando la deuda al declarar inconvertibles las libras acumuladas.
            El sistema ferroviario inglés basaba su negocio no en transportar bienes sino en desarrollar una política económica basada en las llamadas tarifas preferenciales, es decir, fletes discrecionales que durante varias décadas promocionaron el abanico centralista agroexportador de Buenos Aires en detrimento de vastas regiones del interior, que quedaron aisladas. Las planillas de esas tarifas se confeccionaban anualmente en una imprenta del Barrio Sur de esta ciudad, pero cuyos cálculos habían sido hechos en el exterior.
            Victorino de la Plaza, Osvaldo Magnasco, José H. Martínez fueron celosos defensores de la causa argentina, debiéndose agregar al ingeniero Cancedo, que escribió sobre la desaparición de los centros urbanos santiagueños y al ingeniero Humberto Canale, que en 1929 denunció la paralización de los puertos de Mar del Plata y Necochea. A esa pléyade de investigadores se suma el Dr. Raúl Scalabrini Ortiz, publicista y ensayista, que investigó a fondo el problema de las concesiones ferroviarias extranjeras. Y su nombre está libre de toda suspicacia, dado que fue pobre en una época de sensualidad y latrocinios. Su ejemplar nacionalismo le determinó una conducta llevada hasta los últimos extremos de la autenticidad.
            Por otra parte, Jorge Canning, destacado político inglés, ambicionó y consiguió para su país la conquista del gran mercado comercial americano. Para ello necesitaba la independencia de nuevos Estados. Al completarse las mismas dirá complacido: "El nuevo mundo... será nuestro"
            Los ferrocarriles fueron comprados en 1947 y no en 1949; el primer país europeo en reconocernos fue Portugal, no Inglaterra. La estatua a Canning está en los jardines a espaldas de la embajada inglesa, a la vista del que quiera verla. Y esto confirma que lo malo no está en los ingleses sino en los anglófilos y que la restauración de la Argentina debería empezar por la comprensión de nuestra historia, y en consecuencia la mejora en la noción de nuestro patriotismo.
            En los actuales momentos, signados por la confusión y la entropía, que al decir de Shakespeare parecerían integrar el relato de un loco, lleno de estruendo y de furia, que no significa nada, el testimonio vivencial de este luchador incansable se rige en atalaya para vislumbrar tiempos mejores.
            El triunfo actual del revisionismo histórico - recordaba Norberto D´Atri - tiene una deuda incalculable con Scalabrini. Lo que en algunos había sido una añoranza de una sociedad patriarcal y autoritaria, fue en Scalabrini un nacionalismo vigoroso, popular, revolucionario, que no dio flancos a al enemigo y demostró que la revisión histórica, más allá del barullo producido por publicistas de escasa fortuna o noveles émulos del sainete político del siglo pasado, constituye una escuela sólida que nucleó a los mejores representantes de las diversas etapas políticas de la pasada centuria.



(Conferencia dictada en la Biblioteca Nacional durante las Jornadas de RevisionismoHistórico Julio-Agosto 2013)